• Thu. Jul 18th, 2024

blog

…estamos cerca, para llevarte muy lejos!!

Llevas toda la vida fumando frutas y no lo sabes

No, no nos referimos a los inventos de los adolescentes que utilizan limones, melones u otros tipos de frutas como “sabrosas” pipas de agua caseras, no.

Nos referimos al cogollo en sí mismo.

¿Es fruta o es flor? Fueron flores, pero como toda flor… acaba dejando paso al fruto.

A continuación te lo explicamos al detalle.

Esos cogollos que siempre has pensado (como el resto del colectivo cannábico en particular y del mundo en general) que eran flores, son frutas. Tal y como afirma  Kenzi Riboulet en su última publicación científica [clicka aquí para articulo completo]: “Los cogollos de cannabis no son flores, son frutos” en concreto “Frutos Partenocárpicos”.

Al tener noticia de que no había fumado nunca flores, mi “sentido común cannabico” me llevo a replicar al propio Kenzi Riboulet preguntándome/le:  “¿Cómo es que no son flores si tienen pistilos?”

(foto flor cannabis pistilos frescos)

Y él me replicó que efectivamente tienen pistilos, pero que éstos están ya secos y marchitos en los cogollos cuando están listos para su consumo.

(aquí ya podemos ver los mismos pistilos pero más secos, arrugados, finos y anarajados, más marchitos)

Los cogollos de cannabis efectivamente tienes pistilos, aunque marchitos o secos -esos pelitos anarajados-, de cuando sí que era una flor antes de que se marchitase y empezase el engorde del fruto/a… al igual que ocurre en las manzanas , donde en su periodo de flor los pistilos están aun húmedos, claros, tiernos y frescos

(foto flor manzano con pistilos frescos)

Mientras que después en su fase de fruta (manzana), los pistilos siguen ahí pero, al igual que en la planta de cannabis cuando están en la fruta, ya se muestras marchitos o secos.

(foto manzana pistilos marchitos)

A reglón seguido, Kenzi  trajo a colación el hecho de que también comparten la presencia de semillas. Tanto manzanas, como cogollos, ambos poseen semillas (al menos en la naturaleza lejos de la mano de los cultivadores/as humanos)… las semillas son un indicador de que aquello que la contiene es un fruto/a y no una flor, no en vano, el fruto/a es una condición necesaria para la protección y dispersión de la semilla de la planta en cuestión (cannabis sativa L. o manzano).

Si en el cannabis disponemos actualmente de Frutas (cogollos) sin semillas, es gracias a la labor de los breeders en la selección genética (cuenta la leyenda –y Netflix-  que  el mexicano Rafael Caro – uno de los responsables del cartel de Guadalajara- consiguió estabilizar y replicar una genética de cannabis que producía cogollos por vez primera sin semillas… y que la bautizó con el, no demasiado original, nombre de “sinsemilla” / “sensiseed” (de la misma forma que actualmente –dejando a un lado la manipulación genética en laboratorio- se han conseguido variedades de mandarinas o sandias sin pepitas semillas-)

En conclusión, dentro del maremagnun de informaciones incipientes acerca del cannabis, del constante progreso y avance en el conocimiento y manejo de la planta, Kenzi Riboulet ha hecho una aportación fundamental para la ciencia en cuanto a la clasificación tanto de los productos derivados del cannabis (aceites para uso tópico, aceites sublingüales, resina, concentrados etc), como en la clasificación de las partes de la misma planta del cannabis, donde como titular más llamativo encontramos esta especie de “giro copernicano” en cuanto a los cogollos de cannabis:   No son flores y nunca lo han sido, luego hemos de rectificar y a partir de la publicación de Kenzi Riboulet, si queremos hablar con propiedad de los cogollos de cannabis hemos de referirnos a ellos como Frutos Partenocárpicos

No es baladí recordar la importancia que tienen los cogollos en el uso recreativo y terapéutico del cannabis, ya que la fruta partenocárpica del cannabis, llamada comúnmente “cogollos”,  son en última instancia los elementos donde mayormente la planta produce su resina, que es, a su vez, donde se albergan los tricomas (los responsables de los efectos psicoactivos y terapéuticos del cannabis), los térpenos (elementos bioquímicos responsables de los olores) y los flavonoides (responsables de colores y sabor…).

Para terminar esta entrada solo cabe recordar aquella canción de la banda juvenil Bom Bom Chip que decía “¡Toma mucha fruta,  mucha fruta fresca! tómala y disfruta cuando te apetezca!” 😀

Bibliografa

https://www.researchgate.net/publication/341625297_Observation_of_parthenocarpy_in_Cannabis_sativa_L_excerpt_from_%27Cannabis%27_ontologies_I_Conceptual_issues_with_Cannabis_and_cannabinoids_terminology

https://kenzi.zemou.li/wp-content/uploads/2022/01/ES-SoftSecrets_issue-2021-06-partenocarpia.pdf

https://kenzi.zemou.li/

Juan Miguel Garrido Gil

Licenciado en Filosofía por la Universidad de Granada y Máster en Antropología Médica “MIAMS” de la URV, la UB y el CSIC. Se especializa en el ámbito del cannabis en lo relativo a sus usos terapéuticos y recreativos, así como en su dimensión histórica y socio-cultural.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *